Cuautitlán Izcalli, Méx.- En gira de trabajo el secretario del ayuntamiento, Rubén Reyes Madero, el representante del gobierno del Estado de México, Esteban Espinoza Castillo, y especialistas de Operagua Izcalli y Conagua, acordaron gestionar maquinaria suficiente para iniciar tan pronto como sea posible el desazolve en los canales de riego que derivan de la Presa El Rosario, misma que funciona desde el
sexenio del gobernador César Camacho Quiroz.

Las labores de limpia se realizarán por etapas, tal y como lo pidieron los propios ejidatarios, y hasta donde la maquinaria tenga acceso, toda vez que se deben considerar los asentamientos
irregulares que circundan los canales.


En el “Puente de Piedra”, se convino con autoridades del Distrito de Riego 073 y la Unidad de Riego de la Presa El Rosario, que especialistas de Conagua elaboren un Plan de Riego de acuerdo a sus necesidades, con el propósito de que sepan cuántos litros de agua deben almacenar y, de esa forma, conozcan cuándo desfogar la presa de manera prudente.

Al respecto, Operagua Izcalli instalará la escala donde se mida el nivel del agua, para así establecer un protocolo de salida del vital líquido, de manera coordinada entre ejidatarios y autoridades municipales.


En este punto trascendente, se estableció que el manejo de las compuertas de la Presa El Rosario será coordinado entre la Asociación de Usuarios del Distrito de Riego 073 y la Unidad de
Riego del Ejido de Santa María Tianguistengo.

Otro acuerdo fue el relacionado a la construcción del puente que une a San José Buenavista con Cofradía IV.

El Secretario de Ayuntamiento, Rubén Reyes, estableció que no debe ser solamente paso para vehículos, sino que en el proyecto que prepara CAEM se deben incluir banquetas, toda vez que en Cofradía IV existen centros escolares a los que asisten niñas y niños de San José Buenavista.

En el ascenso a la Presa El Rosario, funcionarios y especialistas observaron asentamientos irregulares que no cuentan con drenaje y desfogan sus aguas negras sobre las canaletas de riego,
lo que constituye un peligroso foco de infección.

Ya en la presa, se encontró el mismo problema. Agua contaminada con basura y aguas negras, que obstruyen el libre fluido del líquido e impiden el buen funcionamiento de la unidad de riego.

En esta gira se contó con la participación de los especialistas de Conagua, Samuel Ávila Félix, Héctor Martínez García y Daniel Luna Gabino; de Operagua, Carlos Alberto Maturano e Ignacio Santiago López; Cándido Simón, Agustín Álvarez y Luciano Peza, del Distrito de Riego 073; Gilberto Guadalupe Colín y Gabriel Leguizano Balderas, de la Unidad de Riego El Rosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *